La deliciosa comida navideña es un deleite para nuestro gusto, pero en estos momentos en los que las comidas, cenas y otros compromisos se convierten en una rutina de final de año y principio del siguiente, es preciso recordar que la moderación al comer es imprescindible para gozar de buena salud. No solo en el medio y largo plazo para evitar problemas como el sobrepeso, sino para sortear otras dolencias más inmediatas como la acidez estomacal y el reflujo gástrico.

En Bioksan te explicamos cómo puedes prevenirlas para disfrutar de esta Navidad como es debido.

experiencias

Ciencia

Salud

Voluntariado

destacados
recientes
más de bioksan

La deliciosa comida navideña es un deleite para nuestro gusto, pero en estos momentos en los que las comidas, cenas y otros compromisos se convierten en una rutina de final de año y principio del siguiente, es preciso recordar que la moderación al comer es imprescindible para gozar de buena salud. No solo en el medio y largo plazo para evitar problemas como el sobrepeso, sino para sortear otras dolencias más inmediatas como la acidez estomacal y el reflujo gástrico.

En Bioksan te explicamos cómo puedes prevenirlas para disfrutar de esta Navidad como es debido.

¿Qué es la acidez? ¿Y el reflujo?

Antes de comenzar, has de saber que la acidez estomacal y el reflujo no son lo mismo, aunque suelen confundirse. La acidez se siente como una sensación de ardor en el estómago, dando lugar a una impresión de mala digestión. Esto puede ocurrir cuando uno ingiere comida demasiado pesada o picante, aunque no es preocupante y suele resolverse en poco tiempo.

No obstante, cuando esta molestia evoluciona a una quemazón en la zona de la garganta provocada por una regurgitación, nos encontramos ante un caso de reflujo gastroesofágico, y podría indicar algún problema de salud como hernia de hiato.

¿Cómo quitar la acidez y el reflujo en Navidad?

En estos casos, la mejor medida contra la acidez y el reflujo es prevenir situaciones que podrían desencadenarlas.

No te excedas comiendo

“La virtud se encuentra en el término medio”, nos han repetido miles de veces a lo largo de nuestras vidas. Y, en este caso, esta frase es completamente cierta.

No es necesario que comas tan poco que sientas hambre, pero tampoco intentes llenarte. Frente al deseo irracional de comer más y más, usa el sentido común y plántate antes de que sea demasiado tarde.

Evita comidas pesadas y picantes, y sustitúyelas por alimentos ligeros

Si tienes episodios de acidez o reflujo de manera habitual, una buena idea sería dejar de comer alimentos demasiado pesados y picantes. Los embutidos, los fritos, las salsas y los dulces navideños pueden ser tus peores enemigos así que sé prudente y sustitúyelos por alimentos ligeros como frutas y verduras de temporada.

No te acuestes después de comer

Si acabas de terminar de comer, sabrás que tu cuerpo se encuentra realizando la digestión. Y para eso necesita un periodo de reposo. ¡Pero no creas que acostándote vas a ayudar a ese proceso, sino todo lo contrario! Al acostarte, los jugos gástricos encargados de disolver los alimentos en tu estómago no lograrán cubrirlos en su totalidad, y esto dificultará el proceso.
Y, por supuesto, colocarse en horizontal favorece que los ácidos gástricos suban al esófago. Por eso es mejor sentarse erguido.

Toma IROMAX® con tu comida

También existe una forma natural de cuidar de tu salud digestiva, y es tomando IROMAX®, un complemento alimenticio que acompaña tu digestión, y al mismo tiempo alivia las molestias intestinales y protege tu microbiota.

IROMAX® contiene una mezcla de 14 compuestos herbales basados en los principios de la medicina ayurvédica, y hasta 5 cepas probióticas de alta calidad. Solo tendrás que tomar una o dos cápsulas al día en tomas diferentes con las comidas.

¿Has tomado nota sobre cómo cuidar de tus digestiones esta Navidad? En Bioksan nos mueve la pasión por cuidar de la salud de las personas, y por eso te deseamos unas felices y muy sanas fiestas, y un próspero año nuevo.