Con el verano y las vacaciones nuestras rutinas y dieta se ven alteradas, de manera que pueden pasar factura a nuestra salud.

El colesterol elevado es uno de los problemas de salud más habituales en esta época del año. Y no es algo que deba pasarse por alto, pues se trata de una condición que puede provocar complicaciones como dolor en el pecho, ataques cardíacos o accidentes cardiovasculares.

Pero la parte positiva es que puedes mantener el colesterol a raya, incluso después de una temporada de excesos, gracias a Bioksan.

experiencias

Ciencia

Salud

Voluntariado

destacados
recientes
más de bioksan

Con el verano y las vacaciones nuestras rutinas y dieta se ven alteradas, de manera que pueden pasar factura a nuestra salud.

Por ejemplo, el colesterol elevado es uno de los problemas de salud más habituales en esta época del año. Y no es algo que deba pasarse por alto, pues se trata de una condición que puede provocar complicaciones como dolor en el pecho, ataques cardíacos o accidentes cardiovasculares.

Pero la parte positiva es que puedes mantener el colesterol a raya, incluso después de una temporada de excesos, siguiendo unas sencillas recomendaciones que te presentamos a continuación.

Elige grasas saludables

Debes saber que existen dos tipos de grasas: las saturadas y las insaturadas. Las primeras son las que debes evitar o reducir, y que están presentes en alimentos como la carne, los lácteos no descremados, los aceites utilizados en pastelería industrial como el de palma o los huevos.
En segundo lugar, las insaturadas son las que se conocen como grasas “buenas”, las cuales sí deberías incorporar a tu dieta. Estas pueden dividirse en ácidos grasos monoinsaturados (presente en el aceite de oliva y los frutos secos) y poliinsaturados (en pescados como el salmón, la caballa o el arenque, o en aceites vegetales como el de maíz o el de soja).

Come más frutas y verduras

Consumir esteroles vegetales, unos extractos naturales que se encuentran en frutas y verduras, ayuda a reducir el LDL, o sea, el “colesterol malo”.

Haz ejercicio

Practicar deporte es una rutina muy saludable, pues ayuda a controlar el peso y aporta beneficios como la mejora en la capacidad cardiorrespiratoria. ¡Y también es recomendable para controlar el colesterol!

Realizar ejercicio de manera regular te permitirá reducir el LDL y aumentar el HDL (el “colesterol bueno”), a la vez que reduces los triglicéridos.

Deja de fumar

Si estás pensando en dejar de fumar, tu lucha contra el colesterol puede ser un buen motivo para abandonar definitivamente el cigarrillo.

El monóxido de carbono que se encuentra en el humo del tabaco disminuye el colesterol bueno y aumenta el malo, poniendo tu salud en riesgo.

Utiliza un complemento alimenticio

Tomar algún suplemento que incluya arroz de levadura roja o berberina puede ayudarte a reducir tu colesterol.

Estos ingredientes naturales están presentes en Lipok, que te aportará grandes beneficios con tan solo una cápsula al día.

Reducir el colesterol es posible y está en tu mano. Controla tus analíticas y escoge comenzar a cuidarte. Así te sentirás sano y mejorarán tu humor y tu capacidad para apreciar lo positivo de la vida. ¡Bioksan te acompaña!

Producto recomendado